En el estado de Guerrero es muy común encontrarse con esta deliciosa bebida de origen indígena.

 

Por ahí se dice que es un don de los Guerrerenses el ingerir mezcal solo o acompañado solo de limón y sal, ya que en otros lugares del país suelen revolver el mezcal con algunos otros licores.

 

“Para todo mal mezcal y para todo bien; TAMBIÉN, Y sino hay remedio, un litro y medio”

 

Los Guerrerenses estamos acostumbrados a tomar está bebida debido a que nosotros la ocupamos para arreglar problemas, para dialogar con el compadre, consolar a doña Tere porque salió mal con el marido, o simplemente para recibir una visita y decirle bienvenido a mi casa.

Y es que nosotros los Guerrerenses somos muy amigables y fiesteros

Comentarios